Caja de 15 kg de mandarinas tardías ecológicas

25,00

Son mandarinas de una variedad tardía (abril y mayo). Son grandes como naranjas, muy jugosas y con un sabor muy diferente de la mandarina convencional. Un sabor y un aroma que te sorprenderán!

 

Agotado

Comparar
SKU: wpo_17-1 Categoría: Etiqueta:
Compartir este:

Descripción

La mandarina es el fruto del mandarino (nobilis cítricos), originando de Cotxintxina. también se llama naranjo mandarín. Es un árbol antes catxo, de la familia de las rutáceas.

 

variedades

Podemos decir que hay tres grupos principales de variedades de mandarinas: el grupo de las satsumas, el de las clementinas y el de las variedades híbridas.

Las satsumas son grandes, tienen forma aplanada y la piel dobla y rugosa. Tienen un aroma exquisita. Colorean con facilidad en el campo. Los árboles son más pequeños que los de las otras variedades de mandarinos. Las satsumas porvenir de Japón.

Las clementinas son más pequeñas, pero sus cualidades organolépticas son excel·lento. Tienen la piel más fina. La clementina pervé de la clementina fina, que a la vez previene de la mandarina común, que es una variedad muy aromática pero con demasiado huesos para los gustos modernos. hoy día, la mandarina común es una variedad casi desaparecida.

Dentro del grupo de las satsumes, aparte de la satsuma propiamente dicha, destacan el Okitsu, con una buena calidad gustativa, i la Clausellina, una variedad más temprana que se originó por mutación espontánea de la satsuma owari y que fue detectada el 1962 a Almassora (Plana Alta).

Sin embargo, las mandarinas que más se comercializan actualmente son las del grupo de las clementinas. Entre estas destacan las clemenules, que tienen un color naranja intenso y son muy fáciles de pelar. en cambio, la clementina fina, de la que salió por mutación espontánea la clemenules, se ha dejado de producir porque hace un fruto demasiado pequeño y sólo se conservan de manera testimonial algunos árboles viejos en algunos huertos. Es una de las consecuencias negativas de la globalización de los gustos y la verdad es que es una lástima, porque la clementina fina es una mandarina excel·prestado.

Otras variedades destacadas de las clementinas son el hernandina, que tiene la piel fina de un color naranja con tonalidades verdosas, l'oroval, que tiene el inconveniente de que se sopla en poco tiempo, y la marisol, que se originó por mutación espontánea del oroval.

En el grupo de las mandarinas híbridas destacan la Clemenvilla o clementina nueva, la fortuna, que tiene huesos, i l'Ortanique, muy gorda, que es un híbrido de naranja y mandarina originario de Jamaica.

 

El fruit

La temporada de la mandarina va de septiembre a abril. A medio Septiembre se empiezan a cosechar las primeras mandarinas, aunque un poco veroses, de las variedades más tempranas. La temporada termina a finales de abril principios de junio con las mandarinas que aún han aguantado bien al árbol.

Las partes de la mandarina son la piel, los gallos (también llamados galones o parrillas) y el Pecos, que es la parte redonda y verde que la une con el árbol. Cuando se cosechan las mandarinas, sobre todo si se cosechan a mano, debe tener cuidado de que no se desaniman, es decir, que no se quedan sin el PECO y la parte de la piel que la rodea. Las mandarinas desanimadas, como que quedan abiertas, se dañan muy rápidamente y no se pueden comercializar. Por eso hoy en día se suelen cosechar con estisoretes, para evitar que se desaniman en pegar un estirassó con la mano.
La mandarina es una fruta muy apreciada y que gusta especialmente a los niños porque es muy fácil de pelar y de comida y, en general, tiene un sabor dulce, poco ácido (aunque esto puede variar según la clase). Se puede comer o bien se puede beber en zumo, de mandarina todo sola o mezclado con zumo de otros cítricos. En la cocina ofrece muchas posibilidades, especialmente para los dulces (flanes, sorbetes, AOC, etcétera). Puede ver una muestra de sus aplicaciones culinarias en el magnífico libro La clementina de Alcanar en la cocina, de Ola Ediciones.

 

propiedades

Todos los cítricos llevan vitamina C, flavonoides y aceites esenciales. La mandarina contiene menos azúcares que la naranja y, por tanto, menos calorías (unas 37 por cada 100 gramos). También tiene un poco menos de vitamina C que la naranja, pero, en cambio, es el cítrico que tiene más provitamina A o beta-caroteno, que se transforma en vitamina A una vuelta dentro del organismo. Además, puerta ácido fólico, fibra, ácido cítrico, potasio, magnesio y vitaminas del grupo B.

La vitamina A aportada por la mandarina tiene propiedades antioxidantes y es importante para la vista, la piel, el pelo, los huesos y el sistema inmunológico. La vitamina C también es antioxidante (actúa contra la acción nociva de los radicales libres) yo, además, favorece la absorción del hierro y la resistencia a las infecciones e interviene en la formación de los huesos y de los dientes. Los efectos de la vitamina C son potenciados por el ácido cítrico, que también tiene poder desinfectante. Comida mandarinas en invierno potencia las defensas del cuerpo ante los efectos del frío y de las infecciones.
Por otra banda, el ácido fólico interviene en la producción de glóbulos blancos y rojos y en la formación de anticuerpos. En el último, el potasio es necesario para la transmisión del impulso nervioso y para la actividad muscular. El elevado contenido en potasio de la mandarina y su bajo contenido en sodio la hacen ideal para las personas con hipertensión o que sufren del corazón.

La fibra de la mandarina está presente, sobre todo, a la peletería que rodea los gallos. La fibra combate el estreñimiento, ayuda a controlar el nivel de azúcar en la sangre y favorece la sensación de no tener más hambre, sadollament. Por todo ello, la mandarina es muy recomendable para las personas con problemas de colesterol alto, diabetes y sobrepeso.

Información adicional

Peso1 kg

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Solo los usuarios registrados que hayan comprado este producto pueden hacer una valoración.